ANDI

Historia

La ANDI como Sociedad de Gestión Colectiva

 

La ASOCIACIÓN NACIONAL DE INTÉRPRETES, S. G. C. de I. P. es una sociedad de gestión colectiva autorizada por el Instituto Nacional del Derecho de Autor, cuya resolución fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el día 19 de noviembre de 2004, para el cobro colectivo de regalías de los derechos intelectuales que otorga el ordenamiento jurídico mexicano a los artistas intérpretes, entre los que destacan los actores y los cantantes, conforme a lo establecido en los artículos 116, 117 bis, 192 y 193 de la Ley Federal del Derecho de Autor.

Fundada en enero de 1957 (con base en la Ley Federal sobre el Derecho de Autor, publicada en el Diario Oficial, el 31 de diciembre de 1956), la Asociación Nacional de Intérpretes debe su nacimiento a Rodolfo Landa quien, siendo diputado federal en esos años, junto con el también diputado Juan José Osorio Palacios, gestionan la citada Ley defendiendo -y definiendo- los derechos morales y económicos de los artistas intérpretes.

 

La ANDI es el único órgano nacional que recauda el pago de regalías por las repeticiones de programas, telenovelas, películas y fonogramas, tanto en la televisión, como en radiodifusoras, hoteles, moteles, restaurantes, centros nocturnos, bares, autotransportes, etc. Desde luego, se infiere que dichas regalías son personales de cada socio de la ANDI.

 

Somos una Sociedad de Gestión líder a nivel mundial, vigilante del cumplimiento del los derechos del artista-intérprete nacional y extranjero, que bajo un clima de mutuo entendimiento y cooperación oportuna con los usuarios-exhibidores, garantice un bienestar económico y social creciente para todos sus asociados.

Cronología

Los dirigentes de la ANDI, nombraron a Rodolfo Landa presidente Vitalicio, ya que él creó, organizó y puso en funcionamiento a la ANDI en todos los aspectos legales y materiales.

 

Desde que se inventaron en el mundo los aparatos reproductores de la voz humana o de los sonidos, se dio la explotación del trabajo, de los que ahora la agrupación llama intérpretes.

 

Desde enero de 1957 a febrero del mismo año, la ANDI recaudó la cantidad de 1 mil 705 pesos con 45 centavos.

 

En el año de 1962, se dieron los primeros paso de la ANDI con la expedición de la tarifa para el pago de los derechos de ejecución pública en los aparatos fono electromecánicos.

 

En el año de 1964, la ANDI quedó constituida en Sociedad de Intérpretes de Interés Público.

 

México fue el primer país que incorporó a la ley del autor, los derechos de intérprete, siendo sociedad civil.

 

En el año de 1965, se hizo la tarifa por el uso de las interpretaciones en las radiodifusoras comerciales de la República Mexicana.

 

En el año de 1966, se estableció la tarifa por la repetición de programas grabados por los canales de televisión dentro y fuera de nuestro país.

 

La ANDI pactó con la única empresa comercial del momento el pago del 10 por ciento del salario original cubierto a los artistas por concepto de Derecho de Intérpretes, y formó cuatro zonas previstas en el contrato colectivo de trabajo, estas primeras zonas fueron: Estados Unidos, Centro América y el Caribe, Sudamérica y España, siempre se cobró por zona. Los actores cobraban este dinero sin enterarse siquiera que se trataba de prestaciones autorales y no laborales.

 

Después de varias luchas para la recaudación, el Sr. Guillermo Infante Ojeda, funcionario de RCA envió a la ANDI un cheque por el concepto de ejecución pública en sinfonolas, y por consecuencia las restantes compañías por elemental pudor empezaron a mandar a la ANDI sumas por los mismos derechos.

 

En el año de 1972, Rodolfo Landa, en su carácter de Director General del Banco Cinematográfico logró que las distribuidoras de películas mexicanas empezaran, a cubrir a las Sociedades Autorales el pago de regalías.

 

En el año 1985, se firmó un convenio con Televicine para pago por películas mexicanas exhibidas por televisión.

Nuestros Fundadores

Gracias por Todo

© 2017 Asociación Nacional de Intérpretes, S. G. C. de I. P. Tonalá No. 60 y 63, Col. Roma, C.P. 06700, Del. Cuauhtémoc, CDMX.